Noticias

Un nuevo comienzo. Salud y Gastronomía

18/03/2016

Querido amigo o amiga que llegas por primera vez a este espacio y me lees... ante todo, gracias. 

Gracias porque para mi es una responsabilidad ponerme tras un teclado y expresar lo que llevo dentro y poder  compartirlo contigo, si me conoces sabes que normalmente me expreso mejor tras unos fogones que hablando, y no te digo nada si es con palabras escritas. 

Pero creo que es éste el momento de hacerlo, hay momentos en los que la vida te invita a hacer cosas distintas o lo mismo, pero de otra forma,  y me parece que éste es uno de esos momentos. 

 

Estoy enamorado de mi tierra, y mucho, ella nos da en un radio de 80 o 100 km... tomates, quesos, vinos, cereales, aceitunas, habas, naranjas, setas y hongos... más  y más y más... todo ello gracias a personas que se ponen al servicio de esa tierra fecunda, para sacar, con respeto y mimo, lo mejor de ella. 

Cada vez reconozco más el trabajo callado, pero lleno de excelencia e innovación ( vaya "palabros moernos"!!!) de los productores, a los que pongo nombre y rostro en este momento, y me leno de resoonsabilidad, yo, como cocinero, tengo que respetar, ejecutar y poner en valor todo el ciclo. 

Y en Tellus, nuestro espacio de encuentro con la tierra y el producto, tenemos que hacerlo así,  con respeto y responsabilidad. 

Y más hoy en día, que todo el mundo parece que sabe lo que hay que comer y lo que no, parece esto una reproducción del "paraíso Terrenal" en el que la manzana prohibida cambia su estado según modas, costumbres o  el último pseudo estudio de cualquier universidad que se precie. Vivimos en un "Valle del Tigris y del Eúfrates global" provocado por la globalización, ya no hace falta ir a Tokio para comer un excelente sushi o a Nápoles para degustar a una pizza... o sí , tal vez ha llegado el momento de volver a nuestras raices, a nuestra tierra, a devolvernos y a regalarnos los sabores que hicieron que el "Homo Sapiens" se conviertiera en el "Homo Gastronomicus" , volver a las raíces, a las de aquí y a las de allí, pero poniendo en el centro a la persona, a tí.  

Gracias por leer hasta aquí. 

 

 

 

 

­

Aún te puedes emocionar